Cómo evitar que tu hijo sufra dolores de espalda a causa de la mochila

¿Sabes que muchos niños y niñas empiezan a tener dolores de espalda a partir de los 10 años? De hecho, el 51% de los chicos y el 69% de las chicas de entre 13 y 15 años ya han sufrido alguna vez un problema de este tipo. Y es que, según la Organización Médica Colegial de España, para evitarlo es fundamental que se reduzca el peso del material escolar que los jóvenes deben cargar en las mochilas para que sea proporcional a su masa muscular.

Este es una circunstancia a la que cada vez tienen que enfrentarse más personas y que ni siquiera saben cómo atajarlo hasta que ya es demasiado tarde. Por eso, hoy te vamos a dar 6 consejos para que tus hijos y tú evitéis los complicados dolores de espalda.

Consejos espalda

1) Hacer ejercicio físico

Al hacer deporte se desarrolla la musculatura que protege la columna vertebral, por lo que se evita el sufrimiento de dolores provocados por el peso de las mochilas. Esto es aún más importante en los jóvenes que van al colegio o al instituto, que pueden practicar el ejercicio que prefieran siempre que sea de una forma constante que permita ver los beneficios que aporta. Ya sea jugando al fútbol, haciendo gimnasia o bailando, lo importante es conseguir poco a poco que el cuerpo se vaya fortaleciendo.

2) Reducir el peso del material escolar

Según el Tebeo de la Espalda, un documento realizado por doctores especialistas en la materia dirigido al público joven, el material escolar supera en muchas ocasiones el 30% del peso del niño. Sin embargo, no es recomendable que pase del 10%, lo que implica que los jóvenes estén triplicando la carga máxima que deberían soportar. Ante este problema ya se están dando algunos pasos, como dividir los libros en varios volúmenes para reducir el peso de la mochila, aunque aún queda mucho por hacer.

3) Mantener una postura correcta delante del ordenador

La pantalla del ordenador tiene que estar a la altura de los ojos para evitar que se adopte una postura forzada del cuello y la espalda. También se deben hacer pequeñas pausas a cada hora, aprovechando para dar un pequeño paseo, mover las articulaciones, relajar los brazos… De paso, conseguiremos que la tarea sea más llevadera.

Hay que mantener una postura correcta al utilizar el ordenador y otros dispositivos electrónicos.
Hay que mantener una postura correcta al utilizar el ordenador y otros dispositivos electrónicos.

4) Evitar el excesivo uso de videojuegos

Según unos datos ofrecidos por la Organización Médica Colegial de España, los niños juegan con los móviles durante 6 horas a la semana. El uso excesivo de estos dispositivos, así como el de las tablets o las videoconsolas, incide negativamente en el tono físico de los jóvenes y concretamente en la resistencia de la espalda. Si cambian el tiempo utilizado en este ocio sedentario por el ejercicio físico o por participar en juegos tradicionales evitarán gran parte de los problemas en músculos y articulaciones.

5) Elegir la mochila adecuada

A la hora de comprar una mochila para el colegio o el instituto, es muy importante fijarse en que tenga varios compartimentos para guardar el material escolar grande separado de los objetos más pequeños y también que cuente con un respaldo bien acolchado para proteger su espalda. Algunos niños las llevan colgadas de una sola asa y esto puede provocarles daños musculares, así que asegúrate de que utilicen las dos correas y que estas sean regulables. La calidad de la mochila es muy importante, aunque tampoco debemos olvidarnos de su diseño porque el niño o la niña la estarán utilizando durante mucho tiempo. ¿Sabes que en nuestras tiendas puedes encontrar los mejores modelos a unos precios inmejorables? Estos son algunos ejemplos:

Mochilas en Deportes Marcos

6) Tener cuidado con el reposo

Según el doctor Francisco M. Kovacs, presidente de la Red Española de Investigaciones de Dolencias de la Espalda (Reide), «hay que desterrar la falsa creencia de permanecer en reposo cuando tengamos este problema, ya que se ha comprobado que a las 48 horas de estar en cama se reduce el riego de la musculatura y el tono muscular, lo que facilita que este dolor no desaparezca». Así pues, si el problema no remite pasado un tiempo hay que consultar al especialista médico.