La natación, ¿por qué es buena para ti?

De la natación se dice que es el deporte más completo y también que es uno de los más recomendables para las personas que tienen problemas de articulaciones, que quieren bajar de peso o que quieren ejercitar por igual las distintas partes del cuerpo. Pero, además, tiene muchos otros beneficios que te van a interesar mucho aunque, eso sí, debes tener en cuenta una serie de consejos antes de lanzarte al agua.

Por todo esto, te hemos preparado una infografía para que te quede todo muy claro. Al final de la página tienes tu espacio para escribirnos lo que quieras, ¡esperamos que te guste!

La natación

 

Si te ha gustado esta infografía sobre la natación y quieres imprimirla, haz click aquí.

Fuentes:

Vector de Infografía diseñado por Freepik
Vector de Deporte diseñado por Freepik

El icono realizado por Scott de Jonge de www.flaticon.com está bajo una licencia CC BY 3.0
El icono realizado por Freepik de www.flaticon.com está bajo una licencia CC BY 3.0
El icono realizado por Freepik de www.flaticon.com está bajo una licencia CC BY 3.0

Andar te ayuda a quemar calorías y a mejorar tu salud

“¿Y yo para qué me voy a ir a andar?” “¿Acaso voy a perder peso o a mejorar mi físico?” “Ya voy caminando al trabajo, con eso ya es suficiente”, “¿Qué me vaya solo? ¡Vaya aburrimiento!”… Seguro que has dicho o escuchado alguna vez una de estas frases. Y es que, aunque sepamos perfectamente que para llevar una vida sana hay que combinar el ejercicio físico con una buena alimentación, tendemos a pensar que todo consiste en buscar grandes retos y a sufrir mucho para conseguirlos. Pero no es eso, es algo mucho más fácil.

Frase motivadora

Si desde el primer momento en el que te propones hacer deporte ya te estás obligando a sufrir, muy probablemente tu mente y tu cuerpo lo rechace desde el principio. Debes empezar poco a poco, ¡no tengas prisa! Al principio, solo con hacer 30 minutos de caminata suave durante varios días a la semana, ya te debes sentir muy orgulloso. Con el tiempo, seguro que de forma inconsciente, tu cuerpo sentirá que cada vez quiere un poquito más. Dáselo sin miedo. Debes adecuarte al nivel que te permita tu capacidad y poco a poco ir aumentando –o bajando- la intensidad según tus sensaciones. Así descubrirás por ti mismo que te sientes mejor en todos los sentidos. ¿Por qué?

Los beneficios de andar

Este ejercicio tiene muchos aspectos positivos que vas a ir comprobando progresivamente. Entre ellos, está más que demostrado que andar adelgaza y que te ayuda a controlar el colesterol. También verás reforzada tu autoestima, tendrás un mejor humor, te sentirás más relajado, dormirás más profundamente y tu cuerpo tendrá mucha menos tensión. Además, tu sistema cardiovascular y tu salud mental te lo agradecerán con creces. No está mal, ¿verdad?

¡No te vayas todavía a la calle! Aún tenemos unos consejos importantes

Dicen que caminar es uno de los ejercicios físicos más sanos porque es la actividad que ha hecho desde siempre el hombre y por eso el cuerpo está especialmente preparado para ella.

Caminar
Nuestro cuerpo está adaptado a la actividad de caminar.

De todas formas, es aconsejable que vayas equipado con el material deportivo adecuado para evitar cualquier tipo de lesión. Y eso empieza por los pies. No caigas en el error de utilizar el mismo calzado que empleas en tu día a día, simplemente porque estás haciendo algo ‘normal’ como andar. En realidad, estás realizando un ejercicio físico de intensidad moderada, así que busca información sobre cuáles son las zapatillas ideales para ti. Si no conoces mucho sobre las distintas marcas deportivas, déjate asesorar por el dependiente. Dile cuánto tiempo piensas que vas a andar al día, cuál es tu peso aproximado, si tienes problemas en las articulaciones… Ya verás cómo con un buen calzado vas a disfrutar mucho más de este ejercicio.

El textil que utilices debe ser cómodo, holgado y transpirable. Si hace viento o mal tiempo, una buena prenda aislante y ligera evitará que te enfríes. Pero recuerda que, cuando haces ejercicio físico, tu cuerpo acumula calor, por lo que no te puedes guiar por la temperatura que percibes antes de salir de casa. En resumen: es mejor que pases un poco de frío al principio a que pasados 10 minutos te empiece a sobrar ropa.

También es importante la postura que tengas al andar. No te inclines demasiado hacia adelante, porque después vas a notar que tienes la espalda y los hombros bastante cargados. Mantén una postura erguida, recta, con los brazos ayudando el movimiento y la cabeza alta. ¡Así disfrutarás mejor del paisaje!

Puedes irte solo o con amigos, con música, escuchando el ambiente de la calle o el silencio del campo. Lo hagas como lo hagas, siéntete bien, respira hondo y relájate. Desconecta de todo, escucha a tu propio cuerpo y… ¡disfruta!

Andar por el camino