Beneficios de Entrenar en la Playa

Si te vas de vacaciones a un sitio de playa y temes perder la rutina, que durante todo el año, con esfuerzo y constancia has estado llevando.Hemos de decirte que ¡no todo está perdido!, puedes utilizar la playa como gimnasio.El entrenar al aire libre, y en este caso cerca del mar es un ¡gustazo!.

La brisa y el Sol, nos carga las pilas y nos llena de Energía. Todo eso unido al ejercicio que podemos realizar en la playa y cerca del agua nos hará sentir mejor y menos culpables a la hora de cometer los excesos que normalmente “cometemos” cuando estamos de Vacaciones.

Las ventajas de entrenar en la playa son muchas, aquí os vamos a detallar algunas:

  • Mejorarás la Circulación: Cualquier ejercicio aeróbico ayuda a mejorar tu circulación sanguínea y la oxigenación del organismo, pero si le sumas los beneficios del yodo del agua del mar y el efecto de las olas, conseguirás una mejor circulación y te ayudará a prevenir varices.

 

  • Conseguirás mejorar la Estabilidad y el Equilibrio: Al entrenar en la playa, si vas a correr, la arena dificulta el apoyo de los pies y los tobillos, notarás como tus músculos trabajan mas. Mejorarás mucho tu apoyo, fortalecerás las piernas. Así que , ¡corre o simplemente camina y disfruta de los beneficios que te aporta el estar cerca del Mar!

 

  • Nadar. Si sabes nadar, esta es la mejor opción para ejercitar tu cuerpo sin correr riesgo de lesiones, ademas, le darás a tus músculos ese merecido descanso, sin parar de ejercitarte.

 

 

  • Puedes practicar múltiples deportes. ¿Quien no ha jugado a las palas o al Voley playa?, Ejercitamos todo nuestro cuerpo, además de pasar un rato divertido. Jugando una hora de palas fortaleceremos nuestros brazos y piernas, ejercitaremos los abdominales y glúteos, ademas de quemar un montón de calorías. Si prefieres practicar un deporte mas completo, pues entonces te aconsejamos jugar al Voley Playa, practicando una hora de este deporte, ejercitarás  los brazos, muslos y hombros, y quemarás el doble de calorías que con las palas.

  • En los  paseos marítimos de nuestras playas existen gimnasios al aire libre, donde puedes utilizar las máquinas instaladas a pié de playa. Es la mejor alternativa al gimnasio cerrado donde estamos gran parte del año ejercitando nuestro cuerpo.

¡ Playeros, Atención!, antes de coger y meter todos los accesorios de deporte en la maleta hemos de decirte, que tengas en cuenta algunas cosas antes de lanzarte como un loc@, y aproveches al máximo la experiencia de poder hacer deporte en la playa.

  1.  Es conveniente hidratarse antes, durante y después de cada entrenamiento.
  2. Regula el entrenamiento. Nada de nadar o correr 15km, el primer día. ¡Dosifica, poco a poco!
  3. No practiques deporte en las horas centrales del día, aprovecha las primeras horas de la mañana o últimas de la tarde para hacerlo.
  4. Aplícate  crema de protección solar, aunque el cielo esté nublado,y reaplícate crema si lo crees necesario.

Después de cada entreno, ¡premiate con un buen chapuzón!, te refrescarás y activarás tu circulación sanguínea.

Desde Deportes Marcos, os recordamos que ante cualquier sensación extraña, mareo…etc. interrumpáis inmediatamente la Actividad Física.

¡Disfruta del Verano y Disfruta del Deporte!

 

Cómo perder peso después de las fiestas

¿Eres de los que se han pasado durante estas fiestas, has ganado algo de peso y estás motivado para iniciar nuevos hábitos? Entonces, no te pierdas los consejos y pautas que nos ofrece Jonathan Roldán, director técnico de Nuttú para ayudarte en la vuelta a la rutina y conseguir que poco a poco te sientas mucho mejor. 

¡Hola! Desde Nuttú te quiero ofrecer algunas ideas muy fáciles de poner en práctica, que te servirán para bajar de peso después de todas las fiestas que hemos vivido o para empezar el año con el propósito de alcanzar una buena forma física. Antes de nada, quiero resaltar que acabamos de terminar unas semanas en las que es habitual pasarse un poco y comer de forma abusiva sin pensar si era o no lo correcto, por lo que ahora la conciencia te pide cambiar radicalmente para adelgazar y dar lo mejor de ti rápidamente pero, ¡cuidado! No tengas prisa. Está muy bien que cambies los hábitos, pero hazlo poco a poco. ¿Cómo? Con estos 4 puntos clave:

Consejos para perder peso

  • Pon un poco de orden

No trates de buscar la solución en la ensalada y en hacerlo todo a la plancha. No tienes que renunciar a comer variado para hacerlo bien, así que lo más importante es sentarse y planificar cómo será cada día. Eso sí, incluye más alimentos bajos en grasas y con pocas calorías que te ayuden a bajar de peso progresivamente: carnes blancas, verduras, pescados blancos, legumbres acompañadas de verduras y algunos hidratos de carbono en pequeña proporción (lo que te obligará a incluir más vegetales o proteínas para tener un plato completo y variado).

Comer sano

  • Empieza a beber más agua

Durante estos días seguro que has tomado bastantes bebidas pero… ¿de qué tipo? Ahora es el momento de empezar a beber agua y, para eso, debes tenerla siempre cerca. De esta forma, seguro que no se te olvida ir dándole pequeños sorbos, de forma que al final del día habrás acumulado una buena cantidad. Así que ya sabes: coloca una botella en el coche, en el trabajo, en el salón de tu casa… donde quieras, pero tenla muy a mano.

Agua

  • Come cada 3 o 4 horas

Si desde el desayuno no tomas nada hasta la hora del almuerzo, llegarás con bastante ansiedad y probablemente te acabarás pasando. Lo mismo ocurre entre mediodía y la cena. Por eso es muy importante establecer alguna comida a media mañana y por la tarde. En este caso, la fruta será tu gran aliada gracias a su función depurativa y a que es rica en antioxidante, vitaminas, minerales y fibra. Entre la gran variedad que tienes a tu disposición, te recomiendo que consumas más asiduamente la piña y otras similares con función diurética, lo que te ayudará a no retener líquidos.

Comida sana

  • Comienza a moverte, pero con cabeza

¿No has hecho nada de deporte en los dos últimos meses y ahora no quieres fallar ni un solo día? ¡No cometas ese error! Recuerda que el deporte provoca estrés físico, así que debes realizar un ejercicio adaptado a tu capacidad y, lo más importante, dando a tu cuerpo el tiempo necesario de reposo para que se recupere del cansancio y afronte el siguiente entrenamiento al cien por cien.

Ejercicio para perder peso

¡Espero que estos consejos te ayuden a mejorar tu forma física y a perder el peso que hayas ganado durante las fiestas!

Jonathan Roldán Moreno

Director técnico de Nuttú y entrenador nacional de triatlón. Diplomado en Magisterio de Educación Física, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte, Máster en Dietética y Nutrición Humana (especialidad Nutrición Deportiva).

Nuttu

Andar te ayuda a quemar calorías y a mejorar tu salud

“¿Y yo para qué me voy a ir a andar?” “¿Acaso voy a perder peso o a mejorar mi físico?” “Ya voy caminando al trabajo, con eso ya es suficiente”, “¿Qué me vaya solo? ¡Vaya aburrimiento!”… Seguro que has dicho o escuchado alguna vez una de estas frases. Y es que, aunque sepamos perfectamente que para llevar una vida sana hay que combinar el ejercicio físico con una buena alimentación, tendemos a pensar que todo consiste en buscar grandes retos y a sufrir mucho para conseguirlos. Pero no es eso, es algo mucho más fácil.

Frase motivadora

Si desde el primer momento en el que te propones hacer deporte ya te estás obligando a sufrir, muy probablemente tu mente y tu cuerpo lo rechace desde el principio. Debes empezar poco a poco, ¡no tengas prisa! Al principio, solo con hacer 30 minutos de caminata suave durante varios días a la semana, ya te debes sentir muy orgulloso. Con el tiempo, seguro que de forma inconsciente, tu cuerpo sentirá que cada vez quiere un poquito más. Dáselo sin miedo. Debes adecuarte al nivel que te permita tu capacidad y poco a poco ir aumentando –o bajando- la intensidad según tus sensaciones. Así descubrirás por ti mismo que te sientes mejor en todos los sentidos. ¿Por qué?

Los beneficios de andar

Este ejercicio tiene muchos aspectos positivos que vas a ir comprobando progresivamente. Entre ellos, está más que demostrado que andar adelgaza y que te ayuda a controlar el colesterol. También verás reforzada tu autoestima, tendrás un mejor humor, te sentirás más relajado, dormirás más profundamente y tu cuerpo tendrá mucha menos tensión. Además, tu sistema cardiovascular y tu salud mental te lo agradecerán con creces. No está mal, ¿verdad?

¡No te vayas todavía a la calle! Aún tenemos unos consejos importantes

Dicen que caminar es uno de los ejercicios físicos más sanos porque es la actividad que ha hecho desde siempre el hombre y por eso el cuerpo está especialmente preparado para ella.

Caminar
Nuestro cuerpo está adaptado a la actividad de caminar.

De todas formas, es aconsejable que vayas equipado con el material deportivo adecuado para evitar cualquier tipo de lesión. Y eso empieza por los pies. No caigas en el error de utilizar el mismo calzado que empleas en tu día a día, simplemente porque estás haciendo algo ‘normal’ como andar. En realidad, estás realizando un ejercicio físico de intensidad moderada, así que busca información sobre cuáles son las zapatillas ideales para ti. Si no conoces mucho sobre las distintas marcas deportivas, déjate asesorar por el dependiente. Dile cuánto tiempo piensas que vas a andar al día, cuál es tu peso aproximado, si tienes problemas en las articulaciones… Ya verás cómo con un buen calzado vas a disfrutar mucho más de este ejercicio.

El textil que utilices debe ser cómodo, holgado y transpirable. Si hace viento o mal tiempo, una buena prenda aislante y ligera evitará que te enfríes. Pero recuerda que, cuando haces ejercicio físico, tu cuerpo acumula calor, por lo que no te puedes guiar por la temperatura que percibes antes de salir de casa. En resumen: es mejor que pases un poco de frío al principio a que pasados 10 minutos te empiece a sobrar ropa.

También es importante la postura que tengas al andar. No te inclines demasiado hacia adelante, porque después vas a notar que tienes la espalda y los hombros bastante cargados. Mantén una postura erguida, recta, con los brazos ayudando el movimiento y la cabeza alta. ¡Así disfrutarás mejor del paisaje!

Puedes irte solo o con amigos, con música, escuchando el ambiente de la calle o el silencio del campo. Lo hagas como lo hagas, siéntete bien, respira hondo y relájate. Desconecta de todo, escucha a tu propio cuerpo y… ¡disfruta!

Andar por el camino